Blog Cefaleas

Migraña y eje intestino-cerebro

La terminología “eje intestino-cerebro” hace referencia a la relación bidireccional entre el sistema gastrointestinal (GI) y el sistema nervioso central (SNC). Varios estudios han demostrado que existe una asociación entre la migraña y algunos trastornos gastrointestinales como por ejemplo la infección por Helicobacter pylori (HP), el síndrome de colon irritable (SCI) y la enfermedad celíaca (EC).

Una reciente revisión en The Journal of Headache and Pain<sup><small>1</small></sup> analiza las evidencias directas e indirectas que sugieren una relación entre la migraña y el eje intestino-cerebro.

Algunas investigaciones sugieren que esta interacción parece estar influida por múltiples factores, como los mediadores inflamatorios (IL-1β, IL-6, IL-8 y TNF-α), el perfil de la microbiota intestinal, los neuropéptidos y la vía de la serotonina, las hormonas del estrés y las sustancias nutricionales.

Los neuropéptidos, como el péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP), el polipéptido intestinal vasoactivo (VIP), el neuropéptido Y (NPY), entre otros, pueden tener un impacto antimicrobiano sobre diversas cepas bacterianas del intestino (p.e. Escherichia coli, Enterococcus faecalis, y Lactobacillus acidophilus), por lo que podrían estar implicados en la relación bidireccional entre el intestino y el cerebro. Por ejemplo, el CGRP, uno de los biomarcadores principales de migraña, inhibe la secreción de ácido gástrico y puede suprimir la ingesta de alimentos. Por otra parte, la microbiota puede influir en la expresión del CGRP, de tal forma que el aumento de CGRP en la disbiosis podría justificar la prescripción de probióticos en la migraña.

En esta revisión se valoran un gran número de estudios que demuestran una relación entre la migraña y alteraciones gastrointestinales:

  • Según los conocimientos actuales, la cefalea migrañosa en pacientes que albergan HP podría mejorar tras la erradicación de la bacteria.
  • Los pacientes migrañosos con largo historial y elevada frecuencia de cefaleas tienen una mayor probabilidad de ser diagnosticados de SCI. El SCI y la migraña comparten algunas similitudes y pueden alterar la composición de la microflora intestinal y, por tanto, pueden afectar al eje intestino-cerebro y el estado inflamatorio.
  • La migraña también se ha asociado con la EC, particularmente en pacientes con migraña con calcificación occipital y parieto-occipital en la neuroimagen cerebral. En esos pacientes, la dieta sin gluten también puede ser eficaz para reducir la frecuencia de las migrañas.

Aunque los mecanismos específicos que subyacen a la relación migraña/eje intestino-cerebro no están claros, los investigadores plantean la hipótesis de que las pautas dietéticas que incluyan un consumo diario adecuado de fibra, bajo índice glucémico, suplementación con vitamina D, omega-3 y probióticos, pueden tener efectos beneficiosos sobre la microbiota y el eje intestino-cerebro y intestinal y podrían conducir a mejoras en los síntomas de la migraña.

Redacción
Dra. Berta Font Font

BASADO PRINCIPALMENTE EN: 1 Arzani, M., Jahromi, S.R., Ghorbani, Z. et al. Gut-brain Axis and migraine headache: a comprehensive review. J Headache Pain 21, 15 (2020). https://doi.org/10.1186/s10194-020-1078-9