Blog

Criterios para evaluar una app de salud

Desde la irrupción del teléfono inteligente, las aplicaciones o apps de salud han ido cobrando relevancia. Pero, como suele suceder siempre que se inventa algo nuevo, el uso sin control y la falta de regulación pueden derivar en un perjuicio para el destinatario.

En este contexto, cada vez más asociaciones de pacientes piden a los médicos que recomienden aplicaciones de salud fiables y de calidad. Por eso, hemos preparado una serie de recursos para que distingas las apps de salud fiables y sepas dónde encontrarlas.

Guías, catálogos y sitios web que recomiendan apps de salud

La primera parada que puedes hacer es la web de la SEMERGEN. Su principal recomendación a la hora de avalar la calidad de una app de salud es que posea el sello CE, que garantiza la seguridad de estos productos sanitarios. Es obligatorio que todas las aplicaciones de salud lleven este sello, que indica que están sujetos a los mismos requisitos y obligaciones que cualquier otro producto sanitario (termómetros, tensiómetros…).

La siguiente parada en nuestra búsqueda de apps de salud seguras es la web de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, que tiene una guía más extensa sobre los criterios que una buena app de salud debe cumplir. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Pertinencia: está claramente definido para qué sirve la app, cuáles son sus objetivos y a quién se dirige.
  • Testeo: la aplicación se ha probado antes en el público al que va dirigida.
  • Transparencia: se identifican claramente los autores, fuentes de financiación y conflictos de intereses.
  • Contenidos y fuentes: la app de salud se basa en fuentes fiables y en la evidencia científica disponible, y especifica la fecha de la última actualización de la información.
  • Gestión de riesgos: se identifican los riesgos que puede conllevar el uso de la app.

Esta agencia ha desarrollado el único sello español de calidad para aplicaciones de salud hasta la fecha, y cuenta con 31 recomendaciones para evaluar la calidad de todas las aplicaciones que quieran obtener su sello.

Otra de las opciones que no te puedes perder es la página web de la Fundación iSYS  (Internet, Salud y Sociedad). Esta fundación tiene un ranking iSYS de apps que está basado en un método de evaluación de las aplicaciones móviles de salud a partir de variables objetivas para dar a los usuarios orientación sobre popularidad, confianza y utilidad. Con esta clasificación, los usuarios disponen de criterios de evaluación suficientes para seleccionar las aplicaciones móviles de salud más adecuadas a sus necesidades.

La Fundación también tiene un vídeo explicativo (que, por cierto, puedes ver gracias a su licencia CC). En realidad, el ranking de aplicaciones que tiene esta web es doble: para pacientes y para profesionales. Los criterios cambian y las apps más importantes también, en función del público objetivo.

Recomendaciones para evaluar una app de salud

En general, las recomendaciones que debes tener en cuenta cuando evalúes una app de salud para ti o tus pacientes se pueden resumir en las siguientes preguntas:

  • ¿Quién está detrás? El autor o la institución deben estar identificados. Suma puntos que los contenidos estén avalados por universidades, sociedades científicas o profesionales reconocidos.
  • ¿Cuáles son las fuentes de los contenidos? La app debería citar las fuentes bibliográficas en las que basa su contenido, y estas fuentes deben ser fiables y recientes.
  • ¿Por qué han creado esta app de salud? Debe estar muy claro cuál es su objetivo.
  • ¿Quién financia el sitio? Debes saber si la persona que pone el dinero quiere conseguir algún beneficio de ti.
  • ¿La información está actualizada? Una app sobre la gripe A parece mucho menos útil que una sobre el coronavirus de Wuhan, ¿verdad?
  • ¿La app cumple con la ley de protección de datos? Si la app pide datos, debes saber por qué y para qué los van a usar.

Esperamos que con esta información estés más cerca de convertirte en un exitoso consejero sobre aplicaciones de salud y un referente para tus pacientes.

Referencias